JUGÓ CON UN HOMBRO LUXADO
Se cumplen 34 años del gol y título de Brown en el Mundial
Este lunes 29 de junio se cumplen exactamente 34 años de lo que fue el gol y posterior festejo del título de la Copa del Mundo para el ranchero José Luis “Tata Brown”, héroe en lo que fue la victoria por 3 a 2 ante Alemania en el estadio Azteca de México.

El ranchero, uno de los tres defensores que paró el Narigón Bilardo ese día, abrió la cuenta para Argentina en el minuto 22, cabeceando un balón servido por Valdano que ya había superado al arquero Schumacher, y el marcador se mantuvo en 1-0 durante el primer tiempo.

“Cuando veo que viene la pelota, gané la posición, empujé al propio Diego y metí el frentazo. Cabeceé y cuando apoyé los pies, salí corriendo. Sabía que la pelota había entrado”, recordaba continuamente, con emoción y orgullo, el ex zaguero.

Tras el descanso, Jorge Valdano tras un gran pase de Enrique se escapó solo por la punta izquierda e hizo el segundo de Argentina. Karl-Heinz Rummenigge descontó en el minuto 74 para Alemania y Rudi Völler empató el partido a los 80 minutos, en una jugada muy similar (ambos goles llegaron luego de tiros de esquina desde la izquierda).

Sólo tres minutos más tarde, Diego Armando Maradona recibió el balón en el medio del campo rodeado de rivales y sin casi posibilidades de juego, logró magistralmente filtrar un pase a Jorge Burruchaga, quien convirtió el gol que permitió a Argentina recuperar la ventaja por 3-2, la que se mantuvo hasta el final para así obtener su segunda Copa del Mundo.

Pero en este partido Tata Brown no sólo se convirtió en héroe por el gol marcado y por la obtención del título. Tras el tanto de Valdano, un alemán lo chocó en un cuerpo a cuerpo y se terminó luxando el hombro. Dolorido, tuvo que ser asistido, pero se negó a salir de la cancha y terminó jugando el partido de esa forma. Sí, lesionado.

“Tenía un dolor insoportable. Lo primero que le dije al doctor Madero fue 'ni se te ocurra sacarme, no salgo ni muerto'. Me mordí la camiseta, le hice dos agujeros para meter los dedos y finalizar así. Había pasado por un montón de cosas difíciles y ni loco iba a dejar la final”, comentó sobre aquella valiente decisión. El sacrificio valió la pena por la victoria final.

Luego, otras frases que dejó el Tata tras aquel día en tierras aztecas fueron:

“Pasé por un millón de cosas difíciles... ¿y qué? ¿Iba a dejar de jugar una final del mundo por un golpe en el hombro? ¡Ni loco!”

“Vos no te das una idea del orgullo que yo siento de haber hecho un gol en la final del mundo para mi país”.

“A mí se me metió Diego adelante, y Burru que le pega bien fuerte con comba. Cuando empiezo a tomar carrera, lo miro a Schumacher y digo: 'no llega'. Yo voy corriendo, lo empujo a Diego, lo tiro, y le meto el frentazo. Ahí ya no miraba más la pelota, salí a festejar el gol”.



elSuplente.com
Publicidad
Contáctenos

Director: Juan Pablo Fourquet | Belgrano 78, Chascomús, provincia de Buenos Aires | Propietario: Juan Pablo Fourquet | Edición 4576 - 05-07-2020 - Registro de Propiedad Intelectual en Trámite