LEANDRO SPINA
“El premio fue una sorpresa muy agradable para la vela”
LEANDRO SPINA estuvo en Chascomús unos días y en charla con EL SUPLENTE, horas antes de volverse a Estados Unidos y en las instalaciones del CLUB DE REGATAS, hizo un repaso de su andar por la náutica de Estados Unidos.

EL RECONOCIMIENTO DEL COMITÉ OLÍMPICO DE ESTADOS UNIDOS
El reconocimiento como mejor entrenador desarrollo de 2018 fue una sorpresa, una sorpresa muy agradable a nivel personal pero sobre todo para la vela, porque es la primera vez en la historia que alguien de este deporte recibe este premio de parte del Comité Olímpico de Estados Unidos. Es un indicativo que estamos haciendo nuestra labor muy bien, porque una cosa es ser galardonado dentro de la náutica y otro es serlo en este nivel, donde también están deportes más organizados a nivel olímpico, como puede ser la natación y el atletismo, entre otros tantos de las 50 disciplinas olímpicas.

PROGRAMA DE DESARROLLO OLÍMPICO GENERADO DE CERO
Cuando empecé a laburar con el Comité Olímpico americano, en 2009, me enteré que no había un programa de desarrollo. Me contrataron por lo que venía haciendo en otras clases, para ayudar al equipo olímpico, pero le dije que quería seguir haciendo lo que venía haciendo, que era desarrollo. Entonces creamos ese programa, que se empezó de cero y estuvo dividido en dos etapas muy grandes. Una era hasta el 2024, con un corte en el medio, que era en 2018, para hacer una evaluación y tomar decisiones, como hacer cambios o no. En 2018 se cumplieron cuatro años de trabajo y logramos traer el Mundial Juvenil al país, para ver hasta dónde podíamos llegar. Y la verdad es que superamos los objetivos: nos convertimos en el mejor equipo del mundo, ganamos por primera vez el campeonato para Estados Unidos, pero además con récords que nunca se habían logrado a nivel mundial por ninguna potencia. En realidad Estados Unidos no es potencia en el deporte de la vela, lo fue cuando era amateur, pero ahora es profesional y está muy alejado de las potencias. En definitiva, el año pasado pudimos plasmar el trabajo de un programa de desarrollo.

SU LLEGADA A NORTEAMÉRICA
Cuando llegué a Estados Unidos, en 2000, lo hice con otros objetivos, pero empecé a competir profesionalmente y una cosa llevó a la otra. Rápidamente nos consagramos campeones norteamericanos de la Clase Snipe, que es con la que aprendí a navegar en Chascomús, y me empezaron a pedir que colabore desde Miami, donde estaba viviendo, y arranque con la Clase Optimist, que fue lo primero que navegué en el Club de Regatas. Planificamos hacer un programa diferente, debido a los problemas del país, ya que Estados Unidos es muy grande y diverso, la costa este y la oeste, son muy diferentes. Y nos propusimos ganar luego de mucho tiempo el Mundial de Optimist y lo hicimos en 2007 y 2008. Desde ahí me contacté con gente de otras categorías y fui entrenador de tipos de mucho nivel. 2008 fue un año clave para mi carrera profesional, ya que pude laburar en un nivel muy alto, con una diversidad de clases, y se alinearon los planetas para ganar Mundial de Optimist, de Star y de Barcos de Quilla, entre otros. Eso motivó que el Comité Olímpico me pida que me involucre para ayudar con miras a los Juegos Olímpicos Londres 2012.

LA MIRA PUESTA EN LOS JJOO LOS ANGELES 2028
Terminado los JJOO de Beijing 2008, más precisamente en 2009, es cuando empiezo a trabajar a nivel olímpico con Estados Unidos e implemento el programa de desarrollo juvenil, porque estábamos en el piso realmente, al punto que la gran mayoría de los chicos que fueron a los JJOO Río de Janeiro 2016 fueron fruto de este proyecto, ganando una medalla de bronce, siendo cuarto en dos categorías. Fue un cambio muy grande y ahora se nos viene Tokio 2020, donde no tenemos objetivos altos, ya que la camada que anduvo también en 2018, recién estará en su madurez en 2028. Está tan profesionalizado el deporte, que es muy difícil que alguien en cuatro años de campaña olímpica logre una medalla; se puede, pero no es la norma. Nuestro proyecto, de vuelta, es a 10 años, para 2028, que tenemos los Juegos Olímpicos que vuelven a Estados Unidos, a Los Angeles. Tendremos la ventaja de estar en casa; y tengo la ventaja de estar trabajando sin la presión del tiempo. Entonces, Tokio es una oportunidad para los que están maduros profesionalmente, para que puedan competir al alto nivel; mientras que estamos haciendo cambios políticos en las Federaciones y demás para que los jóvenes puedan ir a este JJOO 2020 a hacer experiencia, sin la presión de lograr resultados, justamente para no quemarlos. Estamos trabajando a largo plazo.




elSuplente.com
Publicidad
Contáctenos